Archivo de la etiqueta: situación social

Por el forro

En algunos países del mundo nos da por creer que las mujeres lo han conseguido todo, que ya hay igualdad total entre hombres y mujeres y que, por tanto,  el feminismo se ha quedado sin causa por la que batallar. Craso error. Vale que  hombres y mujeres gozan de los mismos derechos y deberes, que comparten una misma educación y que en las familias niños y niñas, chicos y chicas reciben un mismo trato. Pero hay actitudes, creencias, tradiciones que siguen marcando diferencias entre unos y otras y, en la práctica, que es al final lo que importa, las mujeres continúan dedicando más horas al hogar que los hombres, abandonan antes sus trabajos, cobran menos, y en definitiva, casi siempre tienen las de perder. En los años en que nos parecía que las vacas estaban gordas (aunque ahora vemos que era un espejismo) , quizá por una cuestión de mala conciencia, por aparentar ser modernos, o incluso preocupados sinceramente por la injusticia que representa la desigualdad entre hombres y mujeres, se crean Institutos de la Mujer, se promulgan Leyes de Igualdad, se convocan ayudas para investigaciones, se pone sobre la mesa la pesada carga que representa sobrellevar a las personas dependientes,  o se batalla por conseguir mayores cuotas de representación en partidos, parlamentos, gobiernos o consejos de administración de empresas. Todo eso se pasa por el forro cuando nos damos cuenta de que las vacas parecían gordas, pero en realidad estaban famélicas. Donde digo digo digo Diego, parecen querer decir políticos, políticas y politicastros. Tampoco hay que exagerar. Eso de la igualdad está ya muy visto. Qué cuotas ni qué niño muerto. Aquí lo que importa es el mérito personal, la valía de cada uno, la capacidad individual. Vamos a dejarnos de nimiedades y vamos a centrarnos en lo que importa. Y todo lo que hace referencia a la desigualdad entre sexos queda rápidamente olvidado, relegado, mortecino, en stand by ya que hay muchas cosas más importantes que atender. Y entonces creo que en realidad la desigualdad sexual nunca importó de verdad, que todo era pura apariencia, hipocresía, simulación. En Europa, esa Europa raptada pendiente de su rescate día sí y día no, nueve países, encabezados por el Reino Unido, ya se oponen a la idea de conseguir un 40% de presencia femenina en los consejos de administración de las empresas. Y es que en el fondo, ¿es realmente necesario que las mujeres tengan tanta cuota de poder? ¡Anda ya!

Anuncios

¿8 de marzo? ¡Qué antiguas!

 Qué antiguas, todavía celebrando el día internacional de las mujeres como si estuviéramos en 1911, como si la sociedad no hubiera cambiado nada, como si las mujeres en la RAE no hubieran pasado de un 0%  a primeros de siglo XX  a un 12% a principios del XXI; como si las mujeres en los consejos de administración no hubieran alcanzado ya la notoria cifra del 14%,  y como presidentas de empresas un muy digno 3,4%. Todavía hacen como si no hubiera  casi 20 mujeres (10% entre presidentas y primeras ministras) gobernando los alrededor de 200 países que conforman el mundo.  Todavía celebrando un día específico para reivindicar qué, como si las horas que dedican las mujeres al hogar no hubieran bajado de 7 u 8 al día a 3 o 4, sólo tres veces más de lo que dedican los hombres.; como si las compras domésticas que antes hacían las señoras al 100% no hubieran bajado hasta el 70%. Qué antigualla, continuar celebrando un día al año, cuando  el salario de las mujeres respecto a los hombres sólo es menor en un 22%. Yo no sé por qué las mujeres no  exigen que se elimine de una vez por todas ese ignominioso día de celebración, cuando en México no se llega ni a 2000 feminicidios al año,  y poco más de 15.000 violaciones. Y  qué decir del paraíso español, donde la cifra de muertes por violencia de género es ridícula,  apenas 60 anuales. Si hasta las mujeres egipcias pueden ya casi conducir, y hasta van a permitir a las musulmanas jugar a fútbol con el velo.  Y a las adúlteras en países que aplican la lapidación les van a reducir el número de pedradas o incluso a sustituir por unos cuantos latigazos. ¡Si hasta algunos imanes -como el de Terrassa- en un alarde de sensibilidad aconsejan a los hombres que en lugar de romperle los huesos peguen a sus mujeres sin que les queden marcas!  Yo no sé por qué hay que continuar manteniendo esa vergonzosa celebración internacional del 8 de marzo cuando la ablación de clítoris ya sólo se practica en 30 países y en la provincia catalana de Girona.  Y menos aún entiendo que se siga diciendo que hay discriminación laboral cuando se trae a miles de mujeres  de países de América Latina o de los llamados del este y se las coloca en suntuosos burdeles que ya quisiera yo para mí, “retozando” 20 horas al día ¡Y encima quieren cobrar! Y más que mejorará la situación- sobre todo en Cataluña- con la creación del macrocasino Euro Las Vegas. Siempre será mejor tener putas de lujo en los hoteles, como dice Duran Lleida, que desperdigadas por ahí, afeando nuestras carreteras, con lo mucho que han ganado  en visibilidad y seguridad vial y el dineral que nos han costado. De 7000 millones de personas que tiene el mundo, que 1,39 millones de mujeres y niñas sean objeto de explotación sexual  es un irrisorio 0,01%. En fín, que yo no sé qué quieren las mujeres, que no están contentas con nada y no saben valorar el progreso social. Anda y que les den.