Maternidad bajo demanda (MBD)

Es una nueva modalidad que voy a patentar. Vale que los de Apple y Facebook ya se me han adelantado con el tema de la congelación de los óvulos, pero la nomenclatura creo que todavía está libre. La maternidad bajo demanda (Mbd) es aquella que induce a las mujeres a aplazar la edad de ser madre hasta la edad de ser abuela, que por lo visto es el mejor momento para traer criaturas al mundo. Aunque eso entra en contradicción con las recomendaciones de Mónica de Oriol, que aboga por contratar mujeres a partir de los 45 años, cuando ya están cerca de la menopausia, lejos de procrear, o antes de los 25. De los 30 a los 40 todas al paro, o como antiguamente, con la pata quebrada y en casa.

Pues a ver si se ponen de acuerdo, porque aquí el personal tiene que tomar sus decisiones: ¿congela sus óvulos para la tercera edad o se prepara para la incorporación al mercado cuando ya se encamina hacia la jubilación?  Si hasta hace poco los expertos aseguraban que la mejor época para ser madres era antes de los 30, las necesidades del mercado los llevará a asegurar con rotundidad que no hay nada como pasar de los 40 para tener el primer hijo.

¿A qué viene todo este rebomborio? Pues tan sencillo como que ser madre ha dejado se cumplir una función social (que es lo que es) para convertirse en una cuestión personal, como el que decide comprar un coche o adquirir una lavadora. Toda sociedad depende de la reproducción de la especie para perpetuarse, porque no hay sociedad sin gente (¿o sí?). Y la gente (toda la gente) empieza por ser un embrión, después un feto, después un bebé, después un niño o niña, después un joven, para llegar a ser un adulto y, con suerte, un anciano.

Pero este mundo anómalo en el que vivimos,  en lugar de atender las necesidades de las mujeres  y transformar las estructuras económicas y sociales que posibiliten la maternidad como función social ineludible, prioriza las necesidades del mercado, los intereses de las empresas y los medios de producción. O sea, que en un futuro no muy lejano tendremos o bien madres prematuras o primíparas añoooosas. Ante esta disyuntiva lo mejor sería que las mujeres dejaran de procrear. Mira qué manera  más apacible y eficaz de celebrar el fin del mundo.

Anuncios

Acerca de Juana Gallego

Profesora de periodismo en la UAB, periodista y escritora en ciernes. Ver todas las entradas de Juana Gallego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: